Cómo ser DJ cuando eres sordo

Tabla de contenido

Estaba un poco nerviosa de entrevistar a Robbie Wilde. He visto su nombre en varios lugares y sabía periféricamente sobre su trabajo como “el DJ sordo,” pero lo que pude encontrar de él en internet fue sólo las tonterías comunes: un personaje “inspirador” que triunfó por encima de su discapacidad para aprovechar el poder y la belleza de la música. No es la culpa de Wilde, quizá movidos por la genuina curiosidad, quizá dañados del cerebro por el Opus de Mr. Holland, la gente que puede escuchar no soporta que una persona sorda muestre un vago interés por la música, así que pueden imaginar los clichés alrededor de la carrera de Wilde.

Aún así, vi repetidas menciones del discurso de Wilde sobre el “sonido normal” y no pude encontrar evidencia de que él supiera lenguaje de señas. ¿Qué tal si yo veo la sordera como parte de mi identidad cultural, algo que enriquece mi visión del mundo, y Wilde la ve como un defecto que hay que conquistar en el camino a producir música? ¿Y cómo él y yo, dos personas sordas, nos vamos a comunicar si no podemos escucharnos?

Al final, hablamos inglés entre los dos de la forma en que desearía hablar inglés cada día: con una gran paciencia para repetirnos cosas el uno al otro, “¿puedes entenderme si hago esto? ¿qué tal esto?” y sobre todo, sin el tan temido y ambiguo cumplido: “¡Oh, hablas tan bien!” En nuestra mesa en la esquina de un bar coreano en Flatiron, al menos por unos momentos, Wilde y yo reconfiguramos el discurso y el sonido de la sordera por uno normal. Y como se imaginan, eso es lo que Wilde ha estado haciendo con la música todo este tiempo.

VICE: He leído que te movías mucho cuando eras niño en tus años de juventud, ¿cuál era la situación de tu familia?

Robbie Wilde: Nací en el Reino Unido y mis padres eran portugueses, así que muy pronto nos movimos a Portugal, y luego fui a Venezuela. Teníamos familia en ambos lugares y tratábamos de descubrir cuál país era mejor para nosotros en cuestión de oportunidades. Después llegamos a los Estados Unidos en 1989.

He escuchado que perdiste la escucha aproximadamente a los siete años por una serie de infecciones en el oído. ¿Te diste cuenta de que estaba sucediendo? ¿Fuiste al doctor?

Bueno, fuimos al doctor y me dieron medicina y estuve tomando y descansando de la medicina por un año, porque [las infecciones] eran recurrentes. Como inmigrantes, no teníamos los recursos correctos y creo que se terminó la medicina porque no teníamos seguro. [Mi escucha] quedo dañada después de eso. No podía oír del lado derecho y un 20% en el izquierdo. Pero no nos dimos cuenta hasta que tenía once, mis profesores automáticamente me hicieron a un lado y trataron de diagnosticarme con desorden hiperactivo y déficit de atención. Creo que también con un poco de desorden de déficit de atención.

Al ser un niño de siete u ocho años, ¿sabías lo que estaba ocurriendo?

Definitivamente me di cuenta que algo era diferente. Fui a una escuela ordinaria de escucha y teníamos las conocidas pruebas con audífonos. Recuerdo que otros niños me miraban y yo sólo levantaba la mano izquierda. Como la gente me veía y noté que los demás niños levantaban ambas manos, comencé a levantar la otra mano también y me deje llevar, pero no tenía idea de dónde provenía realmente el sonido.

¡Yo también solía fingir esas pruebas!

Recuerdo escuchar algo en mi oído izquierdo, pero siempre era sólo ese lado y pensaba, ¿Eso es todo? Eventualmente mi mamá me llevó al doctor y ahí me hicieron una prueba adecuada dentro de una cabina y me sentí más cómodo ahí, con un doctor y una prueba individual.

Una vez que tu familia le dio atención, ¿qué pasó en la escuela? ¿recibiste alguna ayuda? ¿terapia de habla?

Me quedé en la escuela y no le dije a nadie, sólo a los profesores. Pudimos arreglar que siempre me sentará al frente y en el lado derecho del salón, aunque como niño siempre quería sentarme hasta atrás. Tenía algunos amigos que sabían, se dieron cuenta que si caminaban a mi derecha y me decían algo no los escuchaba. Como mi habla quizá suena normal, no me veían diferente. La gente me hablaba de forma normal, sin tratar de obtener mi atención o algo, no se ajustaron a mi. Nunca fue algo que me diera mucho problema y no tuve algo que me ayudara a escuchar. Este es mi primer toque, lo obtuve cuando tenía 23.

¿Cómo terminaste siendo DJ? ¿Por qué crees que terminaste ahí?

Siempre he estado rodeado por la música, ya sea a través de mis amigos o en los sitios donde nos reuníamos. Creo que había pequeñas señales aquí y allá, lo vi en una fiesta; mi amigo tenía algo de equipos, y lo que obtuvo mi atención es que era un mecanismo de control creativo. Mi familia tenía un restaurante cuando era adolescente y mi papá me dejo poner la música una noche. Salió tan bien que el me dijo, “hazlo cada semana si quieres”. Después fui al lounge Destino en Elizabeth, Nueva Jersey, y comencé a mezclar cada noche, sólo para aprender, no me pagaban, desde la apertura hasta el cierre, lo que ellos necesitaran. Muchos DJs de ahí me influenciaron, chicos locales de la vieja escuela que tenían el conocimiento, los movimientos naturales y los motivos de lo que era estar detrás de ser DJ.

El hecho de que algunas personas dijeran, “No pasarás de cierto punto por tu [perdida] de oído]” sólo me hizo querer llegar más lejos. Fui a la escuela en Dubspot y obtuve mi certificación. Mientras más veo y mientras más me puedo involucrar y mientras conozco más gente, me vuelvo más creativo.

¿Qué haces para manejar los beats, las notas, las frecuencias que estás mezclando como DJ?

Paso por un proceso, hay algunas opciones en la computadora donde las ondas se muestran coordinadas por colores. Sé que ciertos colores representan ciertas frecuencias, como el rojo y el naranja obscuro son las frecuencias bajas; azules obscuros son los snares y mids y los verdes usualmente son vocales. Además la música para DJs tiene muchos edits en ella que tienen intros y outros especialmente para mezclarlas. En esos casos sé si hay un intro de 8 o 16 barras y así sé dónde comienzan las voces; aquí comienza el gancho, aquí es donde Drake canta o lo que sea. Y entonces para saber lo que están cantando utilizo Musixmatch, que sincroniza las letras.

¡Amo Musixmatch!

Estoy tratando de colaborar con ellos, porque esta cosa es como un milagro para mí; son como closed captions para las canciones. Aunque disfruto la música por lo que es para mi, frecuencias, también ayuda saber lo que están diciendo. Y así es como lo hago: básicamente memoria, consistencia y práctica. En un buen día, practico seis horas por día. Me levanto a las 9 de la mañana, llevo a mi hija a la escuela y práctico hasta las 5, la recojo y me relajo con ella y después de que va a la cama sigo dándole o hago algo de investigación. Trabajo duro para entender la perspectiva del artista o de alguna canción para saber por completo lo que estoy haciendo en el club. Es mucho trabajo y la gente no se da cuenta porque los DJs que pueden escuchar usan sus audífonos, descargan una canción cualquiera justo ahí, pero yo debo prepararme por adelantado, porque no puedo usar los audífonos, si acaso sólo para sentir el beat. Mis cajas, mis folders están organizados con todo tipo de etiquetas, por año, género, por emociones o la vibra que la canción emana. Estoy seguro que muchas veces me equivoco, pero invierto tiempo en ello y realmente trato de entender la música y el estado de animo que genera.

Dices que tienes tus canciones organizadas por emociones, ¿crees que puedas experimentar esas emociones de la misma forma en que lo hace la gente que escucha? ¿Cómo sientes la música?

Creo que es lo mismo. Siento las emociones o los estados de ánimo de la canción como todos los demás, porque eso son las frecuencias. No puedo escuchar las letras, pero las vocales de la persona se convierten en otro instrumento y puedes sentir las emociones detrás de esas frecuencias. Escuchar es sólo una forma de decirle al cerebro que esté al tanto de algo pasando a tu alrededor. Pero puedes entender las frecuencias sin escucharlas, cuando está suficientemente fuerte puedes sentirlas. Sobrepasan el oído y van directamente a la mente, de algún modo.

¿Alguna vez te sientes frustrado por la forma en que los medios mainstream te retratan, como una “inspiración”?

Es un gran papel que llenar. Es cool cuando podemos hacerlo, pero al mismo tiempo, quiero que mi trabajo sea algo más que una inspiración, que sea más como un puente para que lo que yo hago sea normal, que se trate sobre el talento y las habilidades. Lo mismo para los actores sordos, músicos, escritores. Creo que ese es nuestro trabajo justo ahora. Mostrar que nuestros oídos no nos hacen diferentes; tenemos los mismos sentimientos, la misma forma de conducirnos. Quizá porque no escuchamos somos más abiertos a diferentes clases de ideas, porque no nos distraemos por el ruido del mundo exterior. Me gustaría que la gente pudiera tenernos un poco más de respeto y no tratarnos tan raro a la hora de hablarnos, o se sientan mal por nosotros. No debería ser diferente.

¿Qué sigue para ti?

Bueno, el 5 de septiembre iré a Detroit y le abriré a los Gin Blossoms. Más allá de eso no puedo decir mucho. No es mi decisión, es más de la gente. Desearía que juzgaran más el trabajo y la creatividad en lugar, en vez de que nos dividan entre sordos y gente que escucha. Siento que el hecho de ser sordo impide que la gente se concentre en mi creatividad. Sigo presionando. Pero se trata que el mundo escuche. Yo seguiré haciendo ruido.

Quiero probar que las frecuencias pueden ser una forma de comunicación, para todo tipo de comunidades. Quiero ayudar a construir una imagen completa, con libertad de acceso para todos. No quiero construir este puente para que otros pongan impuestos al final de él. Y lo digo por cualquier tipo de discriminación; va más allá de escuchar o ser sordo, también otras discapacidades, clase, raza. Es una libertad total.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter

close

¡SIGAMOS!

Nos encantaría tenerte al día con nuestros blogs y eventos 😎

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.