El Ecualizador

Tabla de contenido

EL ECUALIZADOR

Datos técnicos como herramientas de producción aplicable a un objeto sonoro

Algunos conceptos y criterios para tener en cuenta

Observando conceptos preexistentes podemos comenzar a deducir que evidentemente sonido y fuente sonora no son un solo objeto de estudio. La tecnología del audio nos permite tratar el sonido como un fenómeno que es posible capturar, separar y reproducir de forma completamente independiente del objeto físico que lo generó.

En consecuencia, parece muy claro que, a pesar de que sonido y fuente sonora tienen entre sí una relación evidente, es necesario tratarlos como conceptos separados.

Objeto sonoro: Cualquier sonido que aislamos físicamente o con instrumentos conceptuales, acotándolo de una forma precisa para que su estudio sea posible. Cuando escuchamos a través de un medio de reproducción de audio un sonido, el oyente puede reconocer o no la fuente sonora que lo ha generado. Cuando el oyente reconoce la fuente, el sonido deja de ser un objeto sonoro para pasar a actuar en la mente del receptor como si fuese la fuente sonora misma.

Llamaremos ente acústico a cualquier forma sonora que habiendo sido separada de su fuente original, es reconocida por el receptor como una fuente sonora concreta que está situada en algún lugar de un espacio sonoro.

Podemos deducir entonces que cuanto mas alejadas se encuentren las características, en todas sus dimensiones, de un sonido grabado respecto del original o natural (el emitido por la fuente sonora) mas difícil será lograr que el receptor se remita a la fuente.

Capturar un sonido conservando todas las características originales aunque sea limitándonos a un punto de vista de la fuente dentro de un entorno específico no es una tarea sencilla. Contar con el equipo adecuado en todas las etapas de ruteo es primordial pero gran peso de esta labor recae sobre el criterio de microfoneo.

La búsqueda de un sonido natural

Es difícil y relativo determinar cuando un instrumento grabado suena natural sí no contamos con la fuente sonora original para compararlo. Este concepto obedece normalmente al hecho de establecer un promedio que surge de haber escuchado numerosas veces un mismo tipo de instrumento. Y es usual que se transforme y adapte a estilos, culturas y tecnologías. En ciertos casos un instrumento, por defectos de construcción o características propias de su tipo, no posee un *Balance Tonal adecuado o bien no coincide con las expectativas del tipo de receptor al que está destinado.

*Balance Tonal: Cuando la energía espectral del instrumento tiene una distribución equitativamente razonable dentro de los márgenes esperados para cada caso.

Más allá de lo natural

Dentro de las características de los estilos musicales existen las relacionadas a la impresión espectral que suelen tener los instrumentos de un determinado género, y que muchas veces se ven afectadas por la constante interrelación entre cultura y tecnología.

Es usual la búsqueda de aspectos especiales de un instrumento que permitan destacarlo particularmente, resaltando elementos tales como: cuerpo, brillo, punch, inteligibilidad, volumen, presencia, etc. Todos estos términos poseen un contenido subjetivo pero mas allá de cómo denominemos a estas características normalmente terminan siendo reales y perceptibles para la mayoría de nosotros.

Ensambles

Durante un proceso de Mezcla de audio nos vemos en el compromiso de permitir coexistir distintos instrumentos que abarcan zonas diferentes del espectro y que poseen dinámicas diferentes. En este caso, entre otras cosas debemos tomar conocimiento sobre el fenómeno de enmascaramiento. Entendiendo a éste como la pérdida de sensación de presencia auditiva de un sonido en presencia de otro. El enmascaramiento de un sonido depende de la intensidad y el espectro de frecuencias del sonido enmascarante. Puede observarse que a mayor intensidad del sonido enmascarador más frecuencias son enmascaradas en torno al mismo.

Detrás de una correcta ubicación de planos y una definida especialidad, la búsqueda de una administración espectral adecuada, básicamente evitando el enmascaramiento, permite al receptor obtener información clara a lo largo de todo el espectro y al operador aprovechar la energía al máximo.

Eliminación de bandas

Existen algunas situaciones donde debemos contemplar la eliminación de bandas para vigilar o evitar problemas típicos tales como *sibilancia, *popeo o plopeo, vibraciones, *hum, *aliasing, destino del material (ancho de banda), efectos de impresión espectral de baja definición (por ejemplo: sonido telefónico), etc.

Ecualizar

Ecualizar Igualar a una respuesta determinada, una idea sonora, etc.

De un modo limitado a aspectos técnicos como: nivel de operación, distorsión, ruido y parámetros disponibles para el usuario, los ecualizadores permiten compensar la falta o exceso de energía en diferentes zonas del espectro en busca de un adecuado balance tonal, una estética de producción o bien en busca de compensar la respuesta en frecuencia de un equipo. Respuesta en frecuencia: diferencia de nivel referido a las frecuencias de interés entre la entrada y la salidade un equipo.Filtrar Dejar pasar selectivamente

Decimos que los Filtros aplicados al audio eliminan (atenuando gradualmente según sus pendientes) zonas del espectro, que por razones técnicas o estéticas se consideren innecesarias.

Repasemos los tipos de EQ

Shelving: Se caracterizan por tener una respuesta de ganancia constante sobre la zona afectada

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
close

¡SIGAMOS!

Nos encantaría tenerte al día con nuestros blogs y eventos 😎

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.